sábado 20 de julio de 2019
Edición Nº586
Actualidad » 7 abr 2019

MASIVA MARCHA EN LA COMUNA 8 DE CABA

Cambiemos borró pañuelos de Madres de Plaza de Mayo y recibió un repudio generalizado  

Militantes del campo popular pintaron pañuelos para homenajear a desaparecidos durante la última Dictadura en Villa Lugano. La Jefatura comunal mandó a borrarlos y decenas de militantes se movilizaron hasta la Sede Comunal para cuestionar el atropello del oficialismo porteño. "La memoria no se toca, los pañuelos no se borran", fue la consigna.


Por:
Redacción

Organizaciones políticas, sociales y sindicales se movilizaron este viernes hacia la Sede comunal 8 para repudiar el atropello de comuneros de Cambiemos hacia la Memoria de los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos, a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, y decir basta a la persecución ideológica que el Gobierno encabezado por Horacio Rodríguez Larreta aplica sobre los militantes del campo nacional y popular en la Comuna 8.

Es que el 14 de marzo un grupo de militantes de la agrupación Peronismo Militante se organizó para realizar una actividad en el marco del ciclo “El barrio hace memoria”, que contó con intervenciones culturales, charlas debate y una pintada de pañuelos blancos en la Plaza Sudamérica para rendir homenaje a los desaparecidos del barrio y en el marco del mes del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. La jornada fue denunciada por Comuneros de Cambiemos y personal de la Policía de la Ciudad labró una contravención a uno de los referentes de la organización militante con el argumento de haber cometido supuestos “hechos vandálicos”.

No conformes con entorpecer la jornada por la memoria, días más tarde personal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se acercó al espacio público ubicado en el cruce de la calle Piedra Buena y la Avenida Francisco Fernández de la Cruz y borró los pañuelos que habían sido pintados sobre las baldosas.

“El compañero no estaba haciendo ningún daño en la vía pública ni cometiendo ningún acto de vandalismo. No vamos a pedir permiso para volver a pintar los pañuelos y continuaremos exigiendo la quita de la contravención al compañero Beto Lloret”, resaltó el referente de PM Comuna 8, Leandro Rachid, en las puertas de la Sede Comunal ubicada en la avenida Roca al 5200.

Rachid, también responsable nacional del frente de Deportes de Peronismo Militante, adelantó que continuarán con este tipo de actividades y no se dejarán amedrentar ni intimidar por los comuneros ni por el Gobierno de la Ciudad.

En horas del mediodía, y luego de marchar desde diferentes puntos de la Comuna, decenas de militantes, con bombos y banderas entonaron cánticos en apoyo a los Derechos Humanos.

“La memoria no se toca, los pañuelos no se borran”, fue una de las consignas que impulsó la iniciativa y mostró el repudio hacia la jefatura comunal de Cambiemos.

Luego de ser recibidos por los comuneros del oficialismo porteño, los referentes políticos del campo popular de la Comuna 8 que comprende los barrios de Villa Soldati, Villa Lugano y Villa Riachuelo, obtuvieron el compromiso de trabajar para dejar sin efecto la contravención judicial al miembro de la agrupación Peronismo Militante.

El escrito, firmado por los miembros de la Junta Comunal, entre ellos Hugo Bentivenga y Raúl Díaz (Cambiemos), Diego Lombardo (ex Unión Pro) y Facundo Roma y Mabel Quiroga (Unidad Ciudadana), establece que durante los sucesos del 14 de marzo no hubo lugar a “ningún acto de vandalismo” sino que “dicha acción” de Memoria, por la Verdad y la Justicia “se ha repetido en distintas plazas de la Ciudad”.

La movilización contó con la adhesión de diferentes organismos de Derechos Humanos, entre ellos el de H.I.J.O.S Capital, representado en el militante Carlos “Charly” Pisoni, quien celebró la presencia de la militancia y “su empeño por no bajar los brazos ante estos atropellos”.

“Este acto tiene que ver con nuestra historia militante, y con la enseñanza de nuestras Abuelas y Madres, todos aprendimos que ellas nunca bajaron los brazos, que aún en los peores momentos, en plena dictadura, cuando los Astiz las infiltraron, siguieron adelante. Con la Obediencia Debida y Punto Final de Alfonsín y el Indulto de Menem siguieron adelante”, resaltó.

También recordó otros momentos de la democracia en la que las Madres se mantuvieron de pie. “Cuando hubo Estado de Sitio, y las palearon y gasearon siguieron. Y esperaron 30 años para que un compañero como Néstor Kirchner  hiciera bajar los cuadros de los genocidas, nos entregara la Esma, y se derogaran las leyes de Obediencia Debida y Punto Final”.

Y concluyó: “Hoy estamos acá por esas enseñanzas y acompañaremos esta lucha para que quiten esa causa judicial. Cuando se sientan tristes, piensen en esos pañuelos blancos, que a pesar de todos los golpes, las bombas y los fusilamientos, nunca los vencieron y a nosotros tampoco”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS