martes 18 de diciembre de 2018
Edición Nº372
Actualidad » 20 jul 2018

Política

Tres actitudes

Horacio Ghilini, histórico dirigente del SADOP (docentes privados) y referente de la Corriente Federal de Trabajadores, tuvo una intervención como parte de un debate convocado por el gremio APOPS.


TAGS: PERONISMO

El dirigiente hizo un análisis del presente político abordándolo desde tres grandes perspectivas: los escenarios políticos y sociales, los debates dentro del peronismo y el de la tarea dirigencial y militante.

“Como construir imaginario político para pensar la realidad que uno vive en lo cotidiano, en el gremio, en las asambleas” tituló Ghilini a su intervención. Un análisis imprescindible para comprender el presente, las perspectivas y cómo canalizar la fuerza de las organizaciones políticas-gremiales y de toda su fuerza militante.

ESCENARIOS POLÍTICOS

EL DE LA CONSTRUCCIÓN

“Existen tres escenarios políticos previsibles, tres peronismos y tres actitudes que deberíamos tener como militantes. El escenario deseable es el escenario ´Hay 2019´ ,el de ´vamos a volver´. Es el pueblo que recupera lo resortes de las decisiones y la soberanía de la toma del Gobierno y del camino hacia el poder. Para ese escenario deseable y lo importante es la construcción. Tenemos que construir ese frente nacional victorioso con la unidad del peronismo“.

“Cuando la dirigencia no está a la altura de las circunstancias la línea no baja, sube. Ahí es el pueblo y son los trabajadores los que nos dicen lo que hay que hacer. Hoy se trata de tener una gran sensibilidad auditiva, hay que saber escuchar para saber lo que hay que hacer. Hoy es necesaria la unidad de los trabajadores y del frente nacional“.

“En esa construcción la virtud que tenemos que desarrollar es la generosidad, no caer en el vedettismo, el de todo se arma detrás mío. Seamos capaces de aportar a algo grande, seamos soldados de una causa grande. Seamos capaces más de discutir el sentido de las cosas que los espacios y los cargos. Está en riesgo la patria y discutimos una concejalía. La concejalía viene por añadidura. Nosotros nos tenemos que poner al servicio de lo grande, sólo las causas grandes inspiran la mística militante. La mística peronista es la mística de la entrega”.

ESCENARIO IMPREVISIBLE

“En la situación imprevisible, es lo que sería el escenario de la explosión. Ahí lo importante es la serenidad, no perder los controles en el momento del despelote”.

“Defendamos la institucionalidad del país, no la gobernabilidad. Si un Gobierno tiene éxito porque me tortura o me vende el patrimonio si yo defiendo la gobernabilidad en nombre de la responsabilidad lo que hago es favorecer la crisis. Por eso tenemos que decir no al FMI que no es la solución, es el agravamiento de la crisis“.

EL ESCENARIO INDESEABLE

“Tenemos que pensar que pasa sin con trampas y con un arte que ellos manejan tenemos un golpe electoral contrario. Si depositamos todo en el éxito conyuntural lo que generamos son futuros quebrados porque el exitismo trae derrotismo. Nosotros tenemos la esperanza popular que los pueblos vencen, pero los pueblos vencen en el proceso histórico. Los pueblos tienen el tiempo del agua, lentos, contundentes. No están en la coyuntura del éxito electoral inmediato”.

“Muchos compañeros cuando tuvimos la derrota electoral bajaron los brazos, se angustiaron. Para los que vivimos en los gremios es más fácil porque te genera políticas institucionales de mediano y largo plazo. Eso te genera un cuero de saber que todas las cosas tiene su tiempo y al otro día de la derrota electoral ya estábamos generando la resistencia”.

“En este escenario los verbos son la perseverancia y la resistencia. Para eso es necesario la contundencia que te dan los tiempos y la institucionalidad. Tenemos que tener lugares donde atrincherarnos”.

LOS TRES PERONISMOS

“Hay compañeros que dicen que lo que tiene que hacer el Estado es apropiarse del excedente y repartirlo. Un chico joven me decía tiempo atrás que el capitalismo genera estructuralmente una pobreza y excluidos que no podemos revertir y tenemos que asistir. Eso te lleva al asistencialismo, a un peronismo que quiere competir como una socialdemocracia vernácula”.

“¿Cuál es la diferencia entre la asistencia y el asistencialismo? La asistencia es que al que tiene hambre le doy de comer. Hay una inmediatez en la urgencia. El asistencialismo es anestesiar la reforma estructural que generó al marginado y al desocupado. Para no caer en el asistencialismo tenemos que hacer una revolución social en los temas estructurales para que mientras damos de comer pensamos como tienen trabajo los compañeros. Esto lo pienso respecto a los compañeros del campo nacional que militan en los movimientos sociales y tienen en algunos casos esta tentación de decir que el clientelismo es malo si no lo manejo yo. Los compañeros que manejan excelentemente lo urgente deben ser aliados, pero para que la transformación estructural no esté en juego“.

“El segundo peronismo es plantear un capitalismo de Estado. Hay muchas cosas que deben ser estatales, pero hay que tener en cuenta que la tentación de un estatismo tiene una limitación. El peronismo por definición no es estatista, es nacionalista“.

“El tercer peronismo que es el que trato de militar es el de la Comunidad Organizada. Es el peronismo que concilia a la producción y al empresariado nacional en un eje estratégico de una sociedad. Disputa el trabajo en el mundo porque esa es la gran disputa en el mundo, qué país trabaja y cuál no, que tiene los controles del comercio exterior. En la comunidad organizada está garantizada la irreversibilidad

“El pueblo organizado es el que es capaz de resistir, por eso van por el sindicalismo. Es la reserva de la organización, por eso del proceso militar pudimos salir con el sindicalismo. Ahora ojo, el sindicalismo en el peronismo no es una fuerza bruta dirigida por una vanguardia lúcida. El sindicalismo es constructor de la alianza hegemónica y de poder. No necesitamos cargos, necesitamos ser parte de la construcción hegemónica de poder“.

LAS TRES ACTITUDES MILITANTES

“Construir, resistir y conducir son las tres actitudes. Conducir es tener una mirada sobre lo que el otro está esperando. Hay veces que genera angustia ver en los medios de comunicación la hijaputez cotidiana del Gobierno. Eso puede ser frustrante. Necesitamos tener una pequeña lucecita por donde caminar esta transición, saber defender la institucionalidad. Nosotros al falso consenso le tenemos que decir que no, para que esté el auténtico lo tenemos que convocar desde las instituciones libres del pueblo y espero que la reorganización futura de la CGT se ponga a hacer los acuerdos para poner la agenda de los trabajadores y para poner la mesa para los trabajadores y no ir a la trampa de Macri“.

TEXTO: LEONARDO MARTÍN / Sindical Federal

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS